Barreras y bolardos

Barreras y bolardos

Barreras y bolardos

Las barreras y los bolardos aparecieron súbitamente en la vida muchos españoles el pasado mes de agosto cuando se produjeron los terribles atentados terroristas de las Ramblas de Barcelona y Cambrils.

motores-nice-cordoba-barreras-automaticas

Unos elementos que todos conocíamos en mayor o menos medida y que de repente se coloran en el debate público de muchos municipios que, por modestos que fueran, comenzaron a plantearse la pertinencia de ubicarlos en los momentos de grandes aglomeraciones.

Los bolardos están clavados al suelo y su función es la de impedir que los vehículos puedan acceder a un determinado espacio.

A ello también contribuyen las barreras.

La ley determina que para su ubicación en la vía pública los bolardos deben tener una altura que oscile.

Entre 0,75 m y 0,90 m, diseño circular y un diámetro de por lo menos 10 cm.

Los fijos suelen ser de hierro colado o acero inoxidable, aunque es posible que por dentro haya un bloque de hormigón.

Bolardos con motor

En muchas ciudades se instalan con un automatismo que incorpora un motor que hace que el bolardo suba y baje para dejar expedito el paso o impedirlo, según convenga.

Suele ser de mucha utilidad en aquellos núcleos urbanos en cuyo centro histórico está restringido el paso para vehículo.

Y en muchos casos es necesario que lleven un mástil que sirve de base para una señalización lumínica o vial.

Normalmente, los ayuntamientos solo permiten el paso de los vehículos que cumplen funciones de carga y descarga, de residentes en la zona o de vehículos de emergencia.

Todas esas excepciones ven allanado el paso gracias al motor que incorporan los bolardos.

HT2-Matador, el último grito

De todas formas, a raíz de la proliferación de atentados en distintas ciudades perpetrados con vehículos a motor, el sector está experimentando una transformación asombrosa.

Se han producido novedades muy llamativas que han hecho que conozcamos el HT2-Matador. 

Una unidad de defensa que cuenta en su interior con tres bolardos que se accionan por control remoto.

Y tienen la capacidad de destruir a todo vehículo que se estrelle contra él. Son auténticas barreras.

Cuando decimos cualquier vehículo también estamos incluyendo a los camiones.

Los protocolos de seguridad cambian

En muy poco tiempo los protocolos de seguridad mundiales han cambiado considerablemente.

Circunstancia que esta provocando que la industria que produce este tipo de elementos esté experimentando un auge nunca antes conocido.

Ocurre en un sector que por sí mismo ya había recorrido mucho camino.

Porque hoy en día estos elementos del mobiliario urbano están preparados para cumplir otro tipo de funciones.

Por ejemplo, las estéticas, que algunos modelos las cumplen a la perfección.

Otras funciones

Luego los hay que incluyen cámaras de seguridad y algunos que, según los casos, pueden servir hasta de asientos.

Y por supuesto, los hay que guardan en su interior cámaras de seguridad.

Los bolardos constituyen un instrumento muy eficaz a la hora de preservar la seguridad y las barreras son sus perfectas aliadas.