Motores Tubulares

Motores Tubulares

Lo mejor que puedes hacer con los motores tubulares es motorizar las persianas de tu casa.

Ganarás en calidad de vida y te evitarás la realización de esfuerzos innecesarios.

De lo que se trata es de instalar un motor en tu persiana que será el encargado de hacerla subir y bajar a través de un mando de control remoto.

Sin necesidad de recurrir a algo tan antiguo como las corrreas.

La activación del motor también podrá realizarse a través de un interruptor.

También de un teléfono móvil o un sensor con capacidad para detectar los cambios de clima o las puestas de sol.

Por esta vía se puede conseguir que, por ejemplo, el motor baje las persianas de la casa.

Justo en el momento en el que se produzca la puesta del sol y proceda a subirlas en cuanto aparezcan las primeras luces del día.

De manera sencilla, sin grandes complicaciones.

Porque la instalación del motor es barata, simple y muy rápida. De hecho, no requiere ningún tipo de obra.

La importancia de las persianas domésticas con motor

La colocación de un motor es viable tanto para las persianas domésticas como para los toldos de casa.

Un motor ahorrador que cuando eche andar comience a generar un cierto ahorro energético en el hogar, que suele acabar siendo de alrededor del 10 por ciento.

Se trata de racionalizar uso de los recursos existentes.

Algo que nos llevará a programar el momento exacto del día o de la noche en el que queremos subir o bajar las persianas de nuestro hogar.

La motorización te va a salir a cuenta en todos los casos, especialmente si tienes una casa de muchos metros.

Ya que al irte a la cama a descansar te evitarás tener que ir haciendo un paseíllo, habitación por habitación.

Motores en nuestras persianas

También estamos en disposición recurrir a la colocación de motores en nuestras persianas.

Suelen ser motores tubulares de diferentes diámetros, habitualmente de 45 y de 59 mm.

También puedes motorizar los toldos de casa, circunstancia que hará posible que a lo largo del día puedas proteger tu hogar durante más tiempo.

Además de reducir las probabilidades de que se produzcan accidentes por fenómenos de corte meteorológico, como el viento.

Cuidado con tus toldos

Si te estás planteando qué tipo de toldo te conviene elegir, nuestro consejo es que te decantes por los toldos cofre resisten mejor el paso del tiempo.

Las estimaciones del sector determinan que tienen una vida media cuatro veces superior a la de un toldo convencional.

También hay razones de carácter estético para optar por ellos, ya que resultan mucho más discretos y vistosos.

Y funcionales.

Toldos automáticos

Si los pones en tu terraza o jardín, los toldos automáticos podrán irse abriendo y cerrando según el sol, el viento, el frío o la humedad que haga.

Para que ocurra habrá que colocar en su estructura unos sensores de viento, lluvia y temperatura.

El motor le sienta tan bien a los toldos y a las persianas.

[/expand]